¿Su bicicleta está luchando con altas RPM después de acelerar? Miles de ciclistas se han enfrentado a este problema en un momento u otro.

Por lo general, es un problema derivado de los cables del acelerador que no están lubricados correctamente o están mal ajustados. Pero el líquido de la transmisión, el embrague desgastado y otras partes también pueden jugar un papel importante.

Aquí hay una lista de las 14 razones más comunes para las altas RPM después de acelerar y correcciones que lo ayudarán a eliminar este problema para siempre.

Los cables del acelerador no están lubricados

Los cables del acelerador (amazon aff. Link) son una causa común de RPM excesivas o inusualmente altas, especialmente cuando no están debidamente lubricados, sucios, deshilachados o mal ajustados. Estas piezas deben revisarse y ajustarse o lubricarse con regularidad para eliminar el problema.

Avance de encendido pegado

Si este es el caso, examine el avance del encendido, límpielo cuidadosamente, lubríquelo y asegúrese de que funcione sin problemas.

Problemas con el fluido de transmisión

El líquido de la transmisión transporta la energía desde el motor hasta la transmisión. El fluido es importante ya que también ayuda a lubricar varias partes del sistema de transmisión. El deslizamiento de la banda de la caja de cambios o incluso los problemas del convertidor de par pueden hacer que el líquido de la transmisión se escape. Cuando esto sucede, las RPM del motor aumentan después de acelerar. Por otro lado, los cambios de marcha pueden comenzar a demorarse o incluso volverse más erráticos.

Algunas de las razones que pueden causar problemas de transmisión que conducen a un aumento de RPM incluyen:

1. La transmisión no se mantiene en marcha o engancha

Cuando pone su motocicleta u otro vehículo en marcha pero no se mueve, lo más probable es que el culpable sea el nivel bajo de líquido de la transmisión, que puede deberse a fugas. Sin embargo, esto también podría ser un problema con el cuerpo de la válvula de la transmisión automática. Si está utilizando un vehículo moderno con sistema de transmisión computarizado, es posible que deba solucionar los códigos de transmisión.

2. Marchas faltantes o cambios retrasados

Las transmisiones pueden tardar más en ponerse en marcha debido al bajo nivel de líquido de la transmisión que puede haber sido causado por una fuga, contaminación o, a veces, como resultado de la intrusión de agua causada por las condiciones de inundación. Aunque esto puede no ser una causa grave de alarma, puede contribuir a efectos de sobrecalentamiento que, como resultado, pueden causar daños a las partes internas de la transmisión. Como resultado, su motor puede experimentar un aumento de RPMS después de acelerar. El otro posible problema podría ser un error relacionado con la computadora que impide que el engranaje se mueva a uno más alto, lo que da como resultado un RPMS inusualmente alto.

3. Transmisión deslizándose

El nivel bajo de líquido de la transmisión puede ser la causa del problema o, a veces, el desgarro interno y el desgaste que afectan algunas de las partes de la transmisión. Los embragues gastados, por ejemplo, harán que su motor acelere anormalmente.

4. Líquido de transmisión con fugas

Si supervisa de cerca y observa un líquido rojo debajo de su vehículo, debe preocuparse por una posible fuga de líquido de transmisión. Esto es particularmente peligroso para el vehículo si el líquido se derrama sobre una superficie caliente. Se recomienda que el nivel de líquido se controle con regularidad con la varilla de nivel para mantener un nivel y una condición de líquido adecuados.

5. Olor a quemado

Muchos usuarios informan que cuando tuvieron esta experiencia, siempre hubo un olor a quemado en el aire. Es cierto que un olor a quemado, causado por una fuga de líquido o como resultado de un nivel bajo de líquido, da como resultado un olor a quemado del embrague. Sin embargo, si esto se identifica a tiempo, la transmisión puede ser rescatada de los posibles daños.

6. Ruido de zumbido

Un rugido o zumbido dentro de la transmisión es muchas veces un síntoma de daños en los engranajes, cojinetes defectuosos u otros daños internos.

7. Engranajes rechinando durante el cambio

Si nota que los engranajes rechinan cada vez que intenta cambiar de marcha, puede ser una señal de que el embrague no se está soltando o que los anillos del sincronizador de cambios están rotos o desgastados. Además, el aceite de la transmisión puede estar bajo, sucio o el motor está funcionando con el líquido incorrecto. Este problema es particularmente común con las transmisiones manuales.

Embrague gastado

En los vehículos manuales, se sabe que el embrague interactúa con el sistema de transmisión, lo que facilita el cambio de marchas. Cuando el embrague se desgasta o patina durante el funcionamiento, el motor acelera más. Esto sucede porque la transmisión tendrá dificultades para funcionar correctamente. Un embrague patinando también hace que el motor de un vehículo pierda potencia y acelere mucho mientras lucha por mantener la velocidad.

Sensor de velocidad defectuoso

Los vehículos automáticos característicos de la industria automotriz moderna utilizan sensores de velocidad. Estos sensores ayudan a los vehículos a determinar cuándo es necesario cambiar las marchas hacia arriba o hacia abajo. Si los sensores de velocidad se averían, es posible que no cambien de marcha según sea necesario. Esto puede hacer que las RPM del vehículo aumenten ya que el motor necesita trabajar más duro para realizar la tarea requerida.

Inyector de combustible sucio

A diferencia de los carburadores tradicionales, los inyectores de combustible son la forma moderna a través de la cual los vehículos mueven el combustible desde los tanques de combustible hasta la cámara de combustión interna. Son modernos y más eficientes que los carburadores de la vieja escuela. Sin embargo, son más susceptibles a la suciedad que los obstruye después de un tiempo.

Para contrarrestar este problema, la mayoría de los pasajeros o conductores usan limpiadores de inyectores de combustible (amazon) o solo algunos aditivos de gas para mantener los inyectores bajo control con el tiempo. Si no usa ninguno de estos, hay más posibilidades de que su inyector de combustible se ensucie mucho en algún momento. Esto provoca una combustión deficiente y puede contribuir a unas RPM muy altas.

Control de ralentí defectuoso

Las altas RPM, especialmente cuando está inactivo, pueden estar estrechamente asociadas con una válvula de control inactiva defectuosa. La válvula de control de ralentí para cada vehículo ayuda al vehículo a mantener un RPM constante en cada ralentí. La válvula tiene un fusible que puede hacer que la válvula no funcione, especialmente cuando se funde.

Cables de encendido o bujía defectuosos

Las bujías dañadas o gastadas son probablemente la causa de un ralentí irregular. Como dispositivo que envía corriente eléctrica a la cámara de combustión para que se encienda la mezcla de aire y combustible, cualquier problema con la bujía afecta el encendido y el RPMS.

Tenga en cuenta que si las bujías no están en buenas condiciones, no producirán suficiente corriente eléctrica para el encendido. Esto resulta en una combustión inconsistente que eventualmente resulta en un ralentí brusco. En consecuencia, las RPM pueden aumentar considerablemente.

Por otro lado, los cables de las bujías o las bobinas de encendido defectuosos o dañados provocan un problema de motor similar al de una bujía defectuosa.

Sincronización incorrecta de la leva

Es probable que ocurra una sincronización incorrecta de la leva durante un reemplazo o ajuste durante la reparación. Si estas válvulas funcionan mal, lo que significa que tanto las válvulas de admisión como las de escape no están abiertas como corresponde, la compresión puede reducirse y el gas puede viajar a lugares no deseados. De esta manera, las correas sueltas contribuyen a que el motor funcione en vacío e incluso a altas RPM.

Filtro de aire obstruido

El motor de su vehículo o motocicleta requiere aire limpio del exterior para obtener una mezcla suficiente de combustible y aire en la cámara de combustión interna para una combustión más eficiente. Por tanto, cada vehículo tiene un componente clave que es el filtro de aire. Este dispositivo evita que los desechos entren en la cámara de combustión.

Un filtro de aire sucio u obstruido significa que no entra suficiente aire en la cámara de combustión. Esto da como resultado una combustión incompleta y siempre hará que el motor funcione al ralentí aproximadamente. Debido a que el motor tiene dificultades para quemar la gasolina, la velocidad de RPM puede aumentar considerablemente.

Fuga de vacío

Un vehículo tiene varias mangueras que contribuyen al suministro de aire y combustible a la cámara de combustión interna del motor. Es posible que la manguera de aspiración esté desgastada, dañada o simplemente suelta y tenga una fuga. Cualquier problema con la manguera de vacío provoca un ralentí alto y brusco del motor del vehículo.

Si esto sucede, una gran cantidad de aire se mezcla con el combustible y puede causar fácilmente un fallo de encendido. El resultado es un vehículo que tiene un ralentí irregular con unas RPM anormalmente más altas.

Problemas con el carburador

Los carburadores son más tradicionales que los inyectores de combustible modernos. Sin embargo, si su vehículo todavía usa un carburador, debe ser inspeccionado por ser el culpable de un aumento de las RPM del motor o, en general, un motor en mal estado. Un buen indicador de los problemas del carburador es el humo negro que sale del escape.

Válvula de control de aire en ralentí defectuosa (IAC o IACV)

Este componente del motor del vehículo ayuda a ajustar el volumen de aire que pasa por el acelerador cuando la placa está cerrada. Este sistema regula el ralentí del motor y asegura un ralentí regular incluso con el aire acondicionado o los faros encendidos.

Algunos de los síntomas de una válvula de control de aire inactiva que se debe monitorear incluyen:

  • Velocidad inactiva fluctuante aleatoriamente
  • Motor más duro al ralentí
  • Paradas frecuentes del motor
  • Compruebe que la luz del motor se enciende
  • Contrafuegos

Sincronización de encendido incorrecta

Esto sucede cuando el pistón sube y la bujía se dispara justo antes de que el pistón alcance el punto muerto superior. Cuando esto ocurre, hay tiempo suficiente para que la mezcla de aire y combustible comience a arder y alcance la máxima eficiencia. Sin embargo, si el tiempo se avanza demasiado, la chispa enciende el combustible antes de que la mezcla se comprima por completo y provoque una explosión.

En consecuencia, el combustible en expansión alcanza el pistón a mitad de camino. Esto se debe a que el pistón está bajo presión desde arriba y desde abajo. Sin embargo, mientras se encuentra en esta situación, el combustible detona y puede quemar agujeros en la parte superior del pistón, las válvulas pueden quemarse en el proceso o las bielas pueden romperse. Cuando esto ocurre, la detonación que se produce como resultado de un encendido excesivamente avanzado vuelve a RPM extremadamente altas.